miércoles, 12 de agosto de 2009

Skate 3D











Mi primer diseño 3D

Pasos:
  • Modelado del objeto
  • Mapping en el uv editor "para arreglar las uv`s"
  • Se transporta la imágen a photoshop
  • Se crea en photoshop la textura
  • Se mezcla un render con la textura para el occlusion
  • Por último se transporta la textura al maya
  • Finalizado... eso nunca









miércoles, 5 de agosto de 2009

Rezar

  • A estas alturas de mi vida y con 23 años de aval, creo que aunque tardíamente, me he dado cuenta del origen de los rezos. Al igual que Einstein confiaba en que una teoría no debe necesitar muchas explicaciones puesto que debe exponerse de la manera más sintética posible para ser digna. Yo he ideado mi propia teoría sobre el origen de los rezos basándome en mi accidental experiencia. Bien, el origen se encuentra simplemente en el remordimiento que nos produce los actos de la vida. Expliquémoslo con un ejemplo: observas un perro en la calle, abandonado, solitario, miedoso… y en vez de recogerlo, te pones a rezar y a decir: -Dios por favor que lo le pase nada, cuídalo, que no lo pille ningún coche….- Se trata del arte de no adquirir responsabilidades. Nos reconfortamos rezando para redimir nuestros remordimientos. Es una droga para apaciguarnos, nos hace sentir mejores. Cubre nuestros remordimientos a la vez que esconde nuestra inacción.
Tyrande Susurravientos

Día oscuro

  • Hoy es un de esos días los cuales la luz que te guía desaparece, se esconde detrás de algún recobijo. Teme que nosotros la apaguemos y se ve obligada a retirarse. Quizás sea mejor pensar en lo absurdo de la vida, en que después de todo lo hecho, de todas nuestras andanzas, de cada una de las victorias logradas… ¡Todo! se esfuman al igual que desaparece el viento entre en los árboles. ¿Y donde está el valor de una tasación que resulta nula? tanto esfuerzo, tantas ilusiones, si total cuando no estemos. Todo desaparece.
  • Los que ya no viven, aquellos cuya vida se reduce a mármoles grisáceos, ahora ¿donde están? Se han ido para siempre y quizás la mayor parte de su vida la perdieron con causas que no la merecían. Darlo todo para recibir fracasos, de esos que en vez de convertirse en retos se transforman en garras afiladas que desconocen el protocolo de humildad.
  • Qué complejos somos los humanos, luchamos por causas perdidas, soñamos con utopías, con mundos perfectos y es, eso, precisamente lo que odiamos. No nos conformamos con una historia en la que no haya lucha, en la que no se atisbe un hálito de sufrimiento, en la que los protagonistas no sufran por las imprecisiones de mundo.
Tyrande Susurravientos